martes, 20 de diciembre de 2011

LA EXPERIENCIA DE LA PÉRDIDA

Dr. Felipe Martínez Arronte.


"Trata todo lo que tengas como si fuera una porcelana preciosa porque algún día desaparecerá".



A través de los años hemos aprendido diversas lecciones acerca de los modelos tradicionales de “etapas” de adaptación a la pérdida que nos han enseñado varios autores y entre las más difundidas ha sido la de la Dra. Elizabeth Kübler Ross, sin embargo se han encontrado limitaciones en estas propuestas, de tal forma que el Dr. Robert A. Neimeyer propone un enfoque constructivista en el manejo de la pérdida: intentando reconstruir el propio mundo de significados.


Neimeyer menciona que debemos de investigar en primer lugar como es la realidad de la muerte ó la pérdida en individuos diferentes, en lugar de dar por supuesto que la muerte tiene un significado universal para todos, en segundo lugar se debe dar oportunidad a que las personas que afrontan una pérdida tendrán que tener un papel más activo y no pesar que deben asumir su pérdida pasivamente, en tercer lugar, dice que deberíamos interesarnos en los significados personales de las pérdidas, en cuarto lugar menciona que debemos centrarnos en los significados que provocan nuestras respuestas emocionales ayudando a una adaptación a la pérdida, y en quinto lugar tomar en cuenta que el mundo de la persona queda transformado para siempre por la pérdida en lugar de sugerir que la persona debe volver a un estado pre mórbido después de una recuperación.


Cada sentimiento cumple una función y debemos respetarla como parte del proceso de reconstrucción de significados en lugar de intentar controlarlo ó eliminarlo como un subproducto de la pérdida.


Con todo esto puede surgir la pregunta ¿de cuándo se debería buscar ayuda?: Aunque el sufrimiento que acompañan al duelo no tienen nada de anormal, hay algunos síntomas que pueden hacer que acudamos a un profesional ó a alguna persona de nuestro entorno que pueda ayudarnos y aunque cada persona deba tomar esta decisión libremente debería plantearse seriamente hablar con alguien sobre su duelo si presenta alguna de las siguientes manifestaciones:


Intensos sentimientos de culpa, pensamientos de suicidio, desesperación extrema, inquietud ó depresión prolongada (varios meses de duración), síntomas físicos como una pérdida importante de peso, ira incontrolada, dificultades continuadas de funcionamiento que pueden poner en riesgo su trabajo y abuso de sustancias como alcohol, etc.


Aunque cualquiera de estas manifestaciones pueden ser una características de un proceso anormal de duelo su presencia continuada debe ser causa de preocupación, necesitando el apoyo no únicamente de amigos ó familiares sino también de personas que estén preparadas en el área de tanatología.

Dr. Felipe Martínez Arronte

1 comentario:

  1. Estoy de acuerdo en su planteamiento, principalmente en la variedad de significados que la muerte plantea al ser humano. Seria interesaste investigar sobre este tema mas a fondo.

    ResponderEliminar